Blog » Caracoles: alimentación y hábitat en España y en el mundo

Caracoles: alimentación y hábitat en España y en el mundo

Los caracoles son uno de los moluscos más comunes de la Tierra. Los podemos encontrar en los jardines, campos y en algunas ocasiones logran llegar hasta los cultivos.

Estos animales tienen una concha en espiral que los caracteriza y los hace muy llamativos a la vista.

Estas pequeñas criaturas carecen de patas, y se mueven solo a través de una serie de contracciones musculares ondulantes

Esa forma tan particular de transportarse los hace especialmente lentos, por lo que les toma mucho tiempo recorrer grandes distancias.

Es habitual que durante su lento desplazamiento los caracoles produzcan mucus, para ayudar a reducir la fricción con el suelo. Pudiendo así pasar por zonas elevadas y suelos de diferente composición.

Además, esta mucosidad también les ayuda a regular la temperatura de sus cuerpos, y reduce la probabilidad de que el caracol sea herido por agentes externos como bacterias y hongos.

También expulsan de su cuerpo sustancias tóxicas que pudieron haber consumido como metales pesados.

Los caracoles suelen encerrarse en su propia concha para protegerse de amenazas o depredadores, para descansar, o incluso para hibernar.

Los caracoles dependiendo de la especie a la que pertenezcan pueden variar en tamaño y peso. Los más pequeños llegan a medir unos pocos centímetros, mientras que el más grande, puede llegar a medir hasta 30 cm y a pesar mucho más de 600 gr.

A medida que un caracol crece también lo hace su concha, y con el paso del tiempo va construyendo cámaras divisorias en su interior, cuando el animal deja la etapa de crecimiento construye un reborde alrededor de la concha y comienza a reproducirse.

Los caracoles normalmente consumen musgos pero para ellos es fundamental una dieta rica en calcio, ya que su concha está hecha de carbonato de calcio y su dieta debe ser rica en este mineral.

De otra forma la concha será delgada y propensa a las rupturas, por esa razón la mayoría de las especies prefieren un ambiente con zonas calizas, y aquellas que no lo encuentran suelen consumir piedras que contienen calcio, roer huesos o comer plantas ricas en él.

2019-05-17T07:42:21+00:00 Categories: Caracoles|Sin comentarios

Deje su comentario